Thursday 23 January 2020
Home      All news      Contact us      English
diariolibre - 8 days ago

Australia ya no es el país afortunado

El libro “The Lucky Country” (El país afortunado) de Donald Horne fue escrito sobre Australia en 1964, y desde entonces el lema ha permanecido. Para cualquiera que estuviera atravesando a través de un invierno británico, la imagen de los australianos en la playa parecía increíblemente atractiva. En mi primera visita al país, hace 25 años, un habitante de Sídney se burló de mí: “Ustedes solían deportar a sus convictos aquí. ¿Ahora qué piensas?” Naturalmente, estábamos sentados afuera en una barbacoa con cervezas en nuestras manos.En las décadas posteriores, la suerte de Australia sólo pareció mejorar. El auge de Asia creó una gran demanda de los productos básicos del país. Durante las últimas tres décadas, Australia no ha sufrido una sola recesión, un récord único en el mundo desarrollado. Con una población de sólo 25 millones para compartir las riquezas de todo un continente, la prosperidad parecía estar garantizada en el futuro. Mientras que EEUU y el Reino Unido se estaban preocupando por la erosión de los estilos de vida de la clase media, el “sueño australiano” siguió adelante.Pero al participar tan ávidamente en el auge de la minería, Australia también podría haber estado ayudando a cavar su propia tumba. Los combustibles fósiles están impulsando el cambio climá y, como el gobierno ya ha aceptado, el calentamiento global es un factor importante detrás de los incendios, la escasez de agua y las temperaturas récord que están devastando el país.Las estadísticas de viviendas destruidas y vidas perdidas son trágicas, pero en sí mismas no sugieren que toda una sociedad esté en riesgo. Hasta el momento, han muerto unas 27 personas y se han perdido más de 1,800 hogares. Pero el costo ecológico es terrible.Solamente en el estado de Nueva Gales del Sur, se teme que los incendios hayan matado a más de mil millones de animales o destruido sus hábitats, incluyendo un tercio de los koalas del estado, devastando un animal que se ha convertido en un símbolo del país y su fauna única. La Gran Barrera de Coral, otra de las grandes maravillas naturales de Australia, ya ha sido severamente dañada por el cambio climático.Los incendios no han devastado las principales áreas urbanas, donde viven la mayoría de los australianos. Pero la vida cotidiana se ha visto gravemente afectada por la bruma de los incendios. La calidad del aire en Canberra, la capital federal, fue durante un tiempo la peor en cualquier ciudad del mundo, lo cual provocó el cierre de la galería nacional de arte, la suspensión de los servicios postales y el cierre de algunas embajadas. En Sídney la semana pasada, las piscinas y las canchas de tenis, esos símbolos del verano australiano, también se cerraron temporalmente.Los incendios podrían seguir ardiendo en Australia durante un par de meses más. Pero los mayores temores deben ser a largo plazo. Las temperaturas promedio en Australia están aumentando, con veranos sucesivos estableciendo nuevos récords. El año pasado fue el más caluroso y seco en la historia registrada del país, y el nivel de precipitación cayó 40 por ciento por debajo del nivel promedio. Los australianos, que solían esperar el verano, están empezando a temerlo, tanto por el calor como por el presagio del futuro que representa.Pero estos temores no son universales. En la última elección australiana triunfaron los partidos de derecha que habían menospreciado la necesidad de una acción drástica contra el cambio climático, representando el activismo climático como un fetiche de los adinerados liberales urbanos para privar a los australianos comunes de sus trabajos, camionetas y barbacoas dominicales.La postura complaciente de la derecha con respecto a las políticas sobre el cambio climático, junto con una serie de errores, ha provocado una reacción negativa en contra de Scott Morrison, el primer ministro, quien una vez mostró un trozo de carbón en el parlamento, instando a su audiencia a no tenerle miedo. Pero el hecho de que Australia todavía sea tan dependiente del carbón para la generación de energía y las exportaciones ya no parece risible. La lentitud con la que el país ha abordado las negociaciones internacionales sobre el clima también parece cada vez más un acto de autolesión, en lugar de una racional defensa del interés nacional.El gobierno ha respondido a sus críticos señalando una verdad incómoda. Australia representa sólo 1.3 por ciento de las emisiones globales de carbono. Si incluyes las exportaciones de carbón del país en el cálculo, la cifra aumenta a 4 por ciento. Aun así, es cierto que Australia podría cerrar toda su industria del carbón sin tener un impacto transformador en las emisiones globales.Los australianos que quieren que se implementen medidas más urgentes responden que si una Australia rica no cambia, no puede esperar que los países con niveles de vida más bajos, como China, reduzcan las emisiones. Podría ser cierto. Por otro lado, incluso si Australia toma medidas, claramente no hay una garantía de que otros seguirán su ejemplo.De diferentes formas, y por razones comprensibles, los activistas climáticos australianos y sus oponentes han adoptado una actitud ilusoria. Los conservadores argumentan que los hechos sobre el cambio climático todavía están en disputa y que no hay mucho que cambiar. Los de la izquierda argumentan que si el país tiene la voluntad de tomar medidas drásticas, puede hacer que el futuro sea menos amenazante. Pero este verano australiano sugiere que el futuro ya puede haber llegado. Y es aterrador.

Related news

Latest News
Hashtags:   

Australia

 | 

afortunado

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources